dependencia emocional

¿Qué es la dependencia emocional?

Se trata de un estado psicológico que se experimenta en las relaciones personales, sobre todo con la pareja, la familia o las amistades.

La dependencia emocional es un estado que no solo afecta a quien la manifiesta, es decir, la persona dependiente. También afecta a la persona de quien depende.

Se crea un vínculo insano, perjudicial y destructivo. La persona con dependencia emocional necesitan sentirse queridos en exceso. Su estado de ánimo y su equilibrio interior dependen del afecto que reciban de los demás.

Eso, además, provoca una relación tóxica, en la que se crean también dos roles marcados y opuestos.

Además se produce también una manipulación por ambas partes. Muchas veces se recurre al chantaje emocional para conseguir los deseos de cada uno. Todo ello, lleva a una relación inestable que no aporta beneficios a ninguna de las personas que la viven.

Características de una pareja con dependencia emocional

Autoestima: por un lado, la persona dependiente muestra una baja autoestima. Todo lo contrario que la otra persona, que tienden a sobrevalorarse en exceso.

Roles: se crean dos roles diferenciados. El dependiente se suele convertir en víctima, mientras que la pareja adopta el rol dominante.

Estado de ánimo: las personas dependientes emocionalmente, sufren un variable estado de ánimo. Normalmente, influenciado directamente por el afecto que reciben de su pareja.

Esto, además, crea una relación en  cadena. Cuando la persona dependiente manifiesta un cambio de ánimo por la actitud de la pareja, esto también afecta a la comunicación entre ambos.

Perjuicios: el desequilibrio en la relación provoca malestar, discusiones, reproches… Una serie de problemas que pueden acabar en ruptura.

Pero, la persona con dependencia emocional repite el mismo patrón con otras relaciones. Por lo que el desenlace de su relación lleva el camino de acabar igual.

Cómo acabar con la dependencia emocional

Si te reconoces como una persona dependiente emocional te invito a que reflexiones sobre lo siguiente:

Reconocimiento y aceptación

En primer lugar, tienes que ser consciente de que eres una persona emocionalmente dependiente. No ponerte excusas o falsear la realidad. Es un problema que se puede solucionar y para lo que puedes encontrar ayuda profesional.

Confianza y autoestima

Uno de los principales motivos de convertirse en una persona dependiente, es la falta de autoestima. Tienes que conseguir esa confianza en ti, reconocer tu valía. Utiliza la meditación para enfatizar tus cualidades. Empieza por quererte a ti mismo.

Disfruta de tu soledad

El miedo a la soledad puede ser otro de los motivos que llevan a una persona a ser dependiente. Aprende a disfrutar de los momentos en soledad. Aprovecha para conocerte mejor, para realizar las actividades que más te satisfagan. Tu tiempo es muy valioso y tienes que valorarlo. Lo primero que necesitas para ser feliz es a ti mismo.

Cambiar hábitos

Encuentra aquellas actividades que más te favorecen. Emplea el tiempo en ti, en aquello que quieres hacer. Acomoda rutinas saludables a  tu vida y deshazte de aquellas que te perjudican.

La dependencia emocional es uno de los grandes problemas en las relaciones personales. Olvidamos nuestra propia esencia como seres individuales y condicionamos nuestra vida a la de la gente que nos rodea.

Empieza por tomar conciencia de tu ser, de tu existencia y dedica tiempo a conocerte a ti mismo. Descubrirás muchas cosas sorprendentes que te ayudarán a sentirte mejor, a expresarte, a querer sin condiciones.

1 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like