celos pareja

En otro artículo hablábamos de las personas que tienen celos enfermizos, de su comportamiento, de su actitud…

Las personas que tienen celos enfermizos lo pasan muy mal. Vivir todo el día con el constante agobio de la duda y la sospecha puede resultar agotador.

Además, tampoco disfrutan de la relación, porque enturbian los buenos momentos con su actitud. Y provocan un ambiente tenso donde se producen constante discusiones.

¿Cómo se sienten las personas que tienen parejas con celos enfermizos?

En un principio, cuando alguien comprueba que su pareja es celosa, te acompaña un sentimiento de orgullo. Los celos también suele verse como una muestra del amor que te tiene tu pareja.

El problema es cuando esos celos se descontrolan y pasan a ser un sinónimo de posesión y control. Ahí es cuando ya dejas de ser una prueba de amor y se convierte en obsesión. Ya no te hace sentir orgulloso de lo que tu pareja te quiere, ni te aporta cierta seguridad.

Las personas que tienen parejas excesivamente celosas se sienten atrapadas, controladas, desprovistas de libertad.

¿Cómo actúa una persona cuya pareja tiene celos enfermizos?

Esa ausencia de libertad que sienten ante una pareja controladora, provoca distanciamiento.

Cuando el amor es correspondido, se crea también un vínculo difícil de romper. Quiere a su pareja, sin embargo la relación se vuelve muy complicada debido a sus celos enfermizos.

En este caso, quiere mantener la relación porque tiene fuertes sentimientos, pero deja de ser sincera. Porque necesitará buscar alguna excusa para escapar del control de la pareja. Tendrá que mentir para evitar discusiones y enfados, para que no tenga un brote de celos incontrolado…

Actúa con cautela y deja de ser natural. No puede mantener una conversación con personas ajenas a su relación y lo hace a escondidas.

Sabe que siempre está su pareja observando y no puede actuar con total libertad.

¿Cómo vivir con alguien que tiene celos enfermizos?

Convivir con alguien que muestra este trastorno psicológico es muy complicado. No todo el mundo está dispuesto a soportar esta situación, incluso aunque los sentimientos por la pareja sean muy intensos.

Normalmente, cuando la pareja tiene celos enfermizos y no lo puede controlar, la otra persona deja de quererla. Así pues, la relación termina y lo que los celos querían evitar, acaba sucediendo precisamente por su culpa.

También hay personas que consiguen convivir con esta situación. Quizás porque el amor es mucho más fuerte, aunque, desafortunadamente, también hay otros motivos menos románticos. La persona cuya pareja tiene celos enfermizos, puede adquirir un rol de víctima. Puede llegar a tener miedo de su pareja y de su reacción. Puede acostumbrarse a ese control y llegar a acomodarse a ese tipo de relación.

Pero, aunque lo más frecuente es que la relación acabe fracasando, también hay parejas que encuentran una salida en la mentira.

Se inventan otra identidad, se hacen expertos en el engaño. Consiguen mostrarse ante su pareja tal y que se les exige que sea, pero no es real.

En cualquier caso, los celos enfermizos afectan tanto a la persona que los tiene, como a quien está a su lado. Y, en  consecuencia, también a la relación, creando un vínculo insano y poco equilibrado.

Leave a Comment

Your email address will not be published.

You may also like